viernes, 2 de noviembre de 2012

Principio de razón suficiente


Hice un alto al fuego,
porque parece que el miedo deja de seguirme cuando
ya no tengo nada que perder,
y habiendo deshechado cualquier esperanza,
te encontré una noche como otra.

Podría hablar de las fuerzas insondables del destino,
del magnetismo de las mareas,
de cartas astrales
y de casualidades,
pero esta vez me remitiré
únicamente 
a mi voluntad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada